El omega 3 es un ácido graso (un tipo de grasa) presente en varios alimentos. Algunos tipos de pescado son los alimentos más ricos en omega 3. Por ejemplo la sardina, el atún, el bacalao, las anchoas y el salmón. Otros alimentos también tienen una tasa de omega 3, pero menor, como el aceite de oliva, la linaza y su aceite, el brócoli, la canola y la rúcula.

omega 3 y dha para niños

Un estudio realizado por la Universidad de Oxorford, Reino Unido, apunta que consumir omega 3 puede ayudar en el desempeño escolar de los niños, mejorando el desarrollo de la lectura. El estudio se realizó teniendo en cuenta el efecto del consumo de omega 3 en 362 niños sanos entre 7 y 9 cuyo rendimiento escolar era bajo. Estos recibieron cápsulas diarias con 600 mg de omega 3 durante cuatro meses. Todas ellas obtuvieron mejoras en las pruebas que siguieron a ese período.

Beneficios del omega 3 en la alimentación y el desarrollo de los niños

Hemos oído mucho sobre este nutriente, pero ni siempre somos consientes de los verdaderos beneficios del omega 3 en la alimentación y desarrollo de los niños. Además del citado estudio, varias investigaciones ya han demostrado que el omega 3 es esencial para los bebés de hasta 2 años. ¡El omega 3 ayuda en el desarrollo cerebral que se produce en esta fase! Esta es el motivo por que tantos alimentos infantiles destaquen la presencia del omega 3 en sus etiquetas.

Algunos estudios específicos realizados en la Universidad de Oxford también apuntaron otras ventajas para los niños que consumen alimentos ricos en omega 3 o vitaminas omega 3 para niños: garantizar una mejor calidad del sueño en niños de hasta nueve años. Y aún ayudan en el desempeño escolar, principalmente en el desarrollo de la capacidad de lectura y concentración. Pero los beneficios de la omega 3 no paran ahí. Los alimentos ricos en omega 3 y las vitaminas omega 3 para niños ayudan a mejorar la memoria y además protege el corazón de los más pequeños. Y todo esto es esencial para que un niño crezca de forma sana.

Omega 3 para niños deficit atencional

Los niños con trastorno de déficit de atención y de hiperactividad (TDAH) pueden beneficiarse de suplementos de ácidos grasos-Omega 3, es lo que sugiere un nuevo estudio de la University Medical Center Utrecht publicado en línea en la revista Neuropsychopharmacology.

El estudio concluyó que los niños que habían consumido suplementos de omega 3 vieron una gran reducción en sus problemas de atención -como evaluado por sus padres- en comparación con aquellos que no consumieron el suplemento.Se observaron mejoras en la atención en ambos niños con y sin TDAH, pero el efecto fue mayor en pacientes con TDAH, según el estudio.

La mayoría de los niños con TDAH que han participado en el estudio ya estaban tomando medicamentos estimulantes además del Omega-3. De acuerdo con los investigadores, el estudio “ofrece pruebas de que la inclusión de omega-3 en la dieta de los pacientes con TDAH, puede ser eficaz para el tratamiento de la enfermedad”.

Existen diversos estudios que apoyan la hipótesis de que el uso de Omega-3 puede ser útil para los niños con TDAH,  aunque no se trata de estudios definitivos. De todos modos, ciertamente vale la pena incluir alimentos ricos en omega-3 en la alimentación de los niños dado que además de que sus efectos son positivos en el ámbito del déficit de atención, también aporta muchos otros beneficios.

El omega 3 también puede ayudar a combatir un problema preocupante que se incrementa año tras año: la depresión infantil. Los expertos están descubriendo que este tipo de nutrientes puede ayudar en la disminución de algunos síntomas del problema, alentando al niño a salir de la depresión. Con eso y la ayuda de los padres, el hecho puede ser resuelto sin que perjudique el futuro del niño.

Omega 3 para niños, dosis recomendada

omega 3 para niños dosis recomendada

Aquí os dejamos una lista en función de la edad de los niños y la dosis de omega 3 recomendada.

  • Para los bebés hasta 1 año de edad, la dosis de omegas 3 diaria no debe ser superior a 0,5 g;
  • Para los niños a partir de 1 año y hasta 3 años, la dosis de omega 3 recomendada no debe superar a 40 mg;
  • Se recomienda que la dosis de omega 3 para niños entre 4 y 8 años no supere los 55 mg al día;
  • Finalmente, para los niños entre 9 y 13 años, la dosis de omega 3 recomendada no debe superar los 70 mg al día.

El omega 3, para quien no sabe, es un ácido graso esencial (un tipo de grasa) presente en varios alimentos. Nuestro organismo no es capaz de sintetizar el omega 3 y por eso los niños deben consumirlo, ya sea mediante alimentos que lo contengan o mediante la ingesta de vitaminas omega 3 para niños. Para facilitar el consumo de este ácido graso, incluso se pueden encontrar gominolas o gomitas de omega 3 para niños.  Sin perjuicio de todo lo dicho, actualmente los expertos creen que la linaza es la mejor forma de consumir omega 3. Para facilitar la ingesta de linaza en el caso de los niños, esta se puede agregar  en sopas, panes, tortas y pasteles, por ejemplo.

Después de la linaza, los alimentos considerados más ricos en omega 3 son los peces de agua profundas como el salmón, la sardina, el atún y el bacalao. Por eso, conviene añadir estos alimentos en la alimentación  diaria de los más pequeños. Sólo cabe recordar que el paladar infantil es más delicado, por eso nada de condimentos muy exóticos o caldos picantes. A veces servir el pescado puro, sólo con sal, puede ser mejor recibido por los niños.

Algunos vegetales verdes como el brócoli, la rúcula, la col y la espinaca, por ejemplo también contienen omega 3, pero en menor cantidad. El aceite de oliva debe añadirse en todas las comidas posibles. La buena noticia es que el aceite de oliva también posee omega 3 y puede ser utilizado en diversos platos: cuando termine la papilla, en el pan o tostada con aceite y sal, a la hora de asar a las carnes.

Este ácido graso es importante para el desarrollo del cerebro, la retina y el sistema nervioso, y los estudios indican que puede ayudar en el desempeño intelectual. Además, el consumo de esta sustancia ayuda a combatir inflamaciones, disminuir el colesterol, prevenir enfermedades cardiovasculares, entre otros beneficios.

También, previo al nacimiento del bebé y durante la lactancia, es importante que la madre consuma alimentos ricos en omega 3. En la imposibilidad de amamantar al bebé, algunas fórmulas de leche infantil contienen omega 3 en su composición. A partir del sexto mes de vida del bebé, es posible incluir pescados ricos en omega 3, pero con calma y poco a poco para comprobar si no va a presentar ningún tipo de reacción alérgica al alimento.

¿Hay alguna restricción en el consumo de omega 3?

Algunos tipos de peces, en función de la procedencia, presentan una concentración relativamente alta de sustancias tóxicas como el mercurio que en altas dosis puede perjudicar el desarrollo del cerebro del bebé. Además, el mercurio se acumula en el cuerpo y su eliminación es lenta. Por eso es importante conocer la procedencia del producto para asegurar la calidad del mismo. Para evitar riesgos, los peces recomendados durante el período de embarazo y lactancia y los niños pequeños que ya ingieren alimentos sólidos son: sardina, salmón, trucha, arenque, merluza y caballería.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar