Los ácidos grasos omega 6 son un tipo de grasa poliinsaturada esencial y los principales ácidos que pertenecen a la “familia” del omega 6 son el ácido linoleico,  el ácido araquidónico (AA) y el ácido docosapentaenoico.
Son conocidos los beneficios de amplio espectro de los ácidos grasos omega-3, particularmente los relacionados con el ácido eicosapentaenoico EPA y ácido docosahexaenoico DHA principalmente encontrados en los pescados grasos y otras fuentes, sin embargo los ácidos omega 6 también son muy importantes y se relacionan con diversos beneficios para la salud.

La mayoría de los ácidos grasos omega-6 en la dieta provienen de aceites vegetales, como el ácido linoleico (LA). El ácido linoleico se convierte en ácido gamma-linolénico (GLA) en el cuerpo y luego puede descomponerse en ácido araquidónico (AA).

Omega 6 fuentes
OMEGA 6 CLA y las dietas de adelgazamiento

La unión de varios isómeros de ácido linoleico  – tipo de omega 6 – con dobles enlaces conjugados forman el ácido linoleico conjugado (CLA).

También pertenece a la familia de aceites vegetales, a pesar de que se puede encontrar en otros alimentos.

A diferencia de algunos otros ácidos grasos con efectos negativos en el cuerpo, el CLA es una variedad bastante saludable y puede tener múltiples beneficios para la salud del cuerpo.

Naturalmente se encuentra en productos lácteos y carne de res, este ácido graso también se puede encontrar en cápsulas de suplemento y algunos estudios asocian el CLA y la pérdida de peso, de ahí que se recomiende en algunas dietas de adelgazamiento.

Beneficios y propiedades del omega 6

A continuación contestaremos a una duda muy frecuente entre todas aquellas personas que se preocupan por su salud: ¿Para que sirve el omega 6? Diversos estudios han destacado los beneficios de los ácidos grasos omega 6 para la salud,  además cumplen varias funciones para mantener el buen funcionamientos del organismo.  Consideran que su consumo ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, reduce los niveles de colesterol global del cuerpo, disminuir los niveles de colesterol “malo” (LDL), aumentar los niveles de colesterol “bueno” (HDL) y ayuda a reducir el riesgo de cáncer.

En concreto los ácidos grasos omega 6 ayudan a:

1. Ayuda a reducir el dolo neuropático (dolor nervioso): Algunos estudios han demuestrado que la ingesta de ácido gamma linolénico (GLA), un tipo de ácido graso omega-6, durante un período de seis meses o más puede reducir los síntomas de dolor neuropático en personas con neuropatía diabética.


⇒ INFO: Las personas que tienen un control normal del azúcar en la sangre pueden encontrar que el GLA es más efectivo que aquellos con un control del azúcar en la sangre deficiente, y se ha encontrado que el GLA en el aceite de onagra es útil. 


2. Efecto antiinflamatorio: La mayoría de las enfermedades crónicas, como el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardíacas, la artritis y la enfermedad de Alzheimer, son altamente inflamatorias. Debido a esto, el vínculo entre cómo comemos y la enfermedad es muy importante. La ingesta de omega-6 desempeña un papel importante en la salud y la enfermedad. El ácido omega 6 – GLA se metaboliza en el cuerpo y se convierte en un nutriente antiinflamatorio. 

Para qué sirve el omega 6

3. Mejora la artritis reumatoide: El aceite de onagra contiene de 7 a 10 por ciento de GLA. La evidencia preliminar sugiere que la prímula puede reducir el dolor, el hinchazón y la rigidez matutina. Si bien es probable que tarde de uno a seis meses en notarse los efectos.

⇒ INFO: para tratar la artritis reumatoide, la Arthritis Foundation sugiere la ingesta de aceite de prímula por ser rico en omega 6 tipo Gla.

4. Ayuda a reducir los síntomas del TDAH: Un estudio de Suecia se centró en la evaluación de los ácidos grasos omega-3 y omega-6 en sujetos con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El estudio incluyó un total de seis meses de pruebas con 75 niños y adolescentes (8-18 años). Al final del estudio un porcentaje bastante elevado de los participantes habían presentado una reducción de más del 25% de los síntomas del TDAH. Después de seis meses de uso, el 47 por ciento de los participantes mostraron mejorías en los síntomas.

5. Reduce la presión arterial alta: Los ácidos grasos omega 6  en especial el GLA solo o combinado con aceite de pescado omega-3 puede ayudar a reducir los síntomas de la presión arterial alta. Algunos estudios sugieren que el GLA puede ayudar a reducir la presión arterial alta con una ingesta de al menos seis gramos de aceite de grosella negra.

Otro estudio constató que el aceite de onagra ayuda a reducir la presión arterial sistólica.

6. Disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca: La American Heart Association (AHA – EEUU) sugiere que el ácido linoleico – omega 6 puede disminuir el riesgo de enfermedad coronaria.

7. Ayuda a mantener la salud ósea: Diversos estudios han destacado la capacidad del omega 6 para ayudar a preservar la formación del esqueleto a medida que envejecemos.

Tanto los hombres como las mujeres mostraron una mejoría tanto en los huesos de las caderas como de la columna vertebral cuando tomaban grasas omega-6 y omega-3, lo que demuestra que pueden ayudar en el “mantenimiento” de la salud ósea.

Alimentos ricos en omega 6

Existen varios tipos diferentes de ácidos grasos omega-6, y la mayoría proviene de aceites vegetales, como el ácido linoleico. El ácido linoleico se convierte en GLA en el cuerpo. A partir de ahí, se descompone aún más a lo que se conoce como ácido araquidónico.

lista de alimentos ricos en omega 6

Los ácidos grasos omega 6 se pueden encontrar en suplementos alimenticios, normalmente en cápsulas,  pero siempre que sea posible, se recomienda obtenerlos a través de una dieta rica y equilibrada.

Fuentes del omega 6:

  • Carne de res;
  • Pollo;
  • Huevos;
  • Nueces;
  • Aceite de soja;
  • Aceite de maíz;
  • Aceite de cártamo;
  • Aceite de girasol;
  • Aceite de maní;
  • Aceite de semilla de algodón;
  • Aceite de salvado de arroz;
  • Semillas de cáñamo;
  • Spirulina;
  • Aceite de onagra
  • Aceite de borraja
  • Aceite de semilla de grosella negra.

Efectos colaterales y contraindicaciones omega 6

Como algunos ácidos grasos omega 6 ayudan a desarrollar inflamaciones, hay que tener cuidado con su consumo. Los estudios apuntan que el exceso de omega 6 puede estar relacionado con el síndrome de dolor regional complejo.

Las personas que sufren de trastorno convulsivo, deben tomar estar atentos a la ingesta de omega 6 ya que existe una posible relación entre su consumo y un mayor riesgo de convulsiones.

El el aceite de prímula puede tener como efectos colaterales: dolor de cabeza, dolor abdominal, nauseas y heces sueltas.

Las personas que toman medicamentos deben consultar con sus médicos de cabecera antes tomar suplementos de omega 6.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar