¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans (AGT) son un tipo de ácidos grasos que se forman tras un proceso industrial que convierte el aceite líquido en grasa sólida. Este proceso conocido como hidrogenación sirve para aumentar la vida útil de los alimentos estabilizando los aceites, haciendo que sean menos propensos al enranciamento exidativo.

significado grasas trans

La importancia de este tipo de grasa reside en la prolongación del período de consumo de los productos y una mejor estabilidad para aplicaciones a altas temperaturas, como en el caso de las frituras.

El proceso de hidrogenación es bastante sencillo. Consiste en añadir moléculas de hidrógeno a los aceites vegetales. Si la hidrogenación es total forma grasas saturadas, y si el proceso es parcial se produce una mezcla de gasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas cis y trans.

Durante el proceso industrial de hidrogenación, el aceite se coloca bajo presión y en presencia de un catalizador se añade una cantidad variable de gas hidrógeno. El hidrógeno satura algunas de las dobles conexiones mientras que otras se configuran de la posición cis a trans. Mediante el control de las condiciones del proceso se puede obtener un aceite parcial o totalmente hidrogenado convirtiéndose en grasas hidrogenadas.

Básicamente podemos clasificar las grasas trans en dos tipos: las de origen natural y artificial.

✔ Las grasas trans de origen natural se producen en el intestino de  los rumiantes por eso algunos alimentos como la leche y los productos cárnicos pueden contener pequeñas cantidades de estas grasas. Su consumo es bajo y por lo tanto no suponen un gran impacto para la salud.

✔ Las grasas trans artificiales formadas a parir del proceso de hidrogenación de los ácidos grasos de los aceites y son altamente aterogénicas, en otras palabras, propician la formación de placas de colesterol en las arterias incrementando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

En este artículo nos centraremos en las grasas trans artificiales que se forman a partir de un proceso que transforma la grasa vegetal (grasas cis saludables) en grasas trans que son nocivas para la salud.

Diversos estudios e investigaciones han puesto en evidencia que este tipo de grasa, consumidos en exceso, pueden ser muy perjudiciales para la salud ya que elevan los niveles de triglicéridos y colesterol malo (LDL).

Lista de Alimentos con grasas trans

La gran mayoría de alimentos procesados contienen grasas trans. Para saber exactamente que alimentos contiene este tipo de grasa, nada mejor que ver ejemplos de alimentos ricos en grasas trans para tomar consciencia y limitar su consumo.

A continuación encontrarás una lista con los alimentos cargados de grasas trans que consumimos habitualmente:

  • Bollería industrial, magdalenas, donuts, barritas de cereales, pasteles, etc.
  • Todo tipo de alimentos tipos “Fast Food” – Hamburguesas, patatas fritas, nuggets, frankfurt, pizzas prepreparadas, .
  • Snacks salados, por ejemplo patatas fritas, aperitivos fritos, galletas dulces y saladas, etc.
  • Helados, nata, cremas no lácteas, etc.
  • Margarinas y otros productos para untar.

La presencia de grasas trans en alimentos procesados depende:

  • 1º De la existencia de ingredientes que contengan grasa trans de origen industrial;
  •  2º Si el alimento es frito. La mayoría de los ácidos grasos trans que consumimos en nuestra dieta son de origen industrial. El nivel de grasa trans en los alimentos varía considerablemente entre países y marcas.

Los alimentos que contienen grasas parcialmente hidrogenados contribuyen con aproximadamente el 80% al 90% de la ingesta diaria de ácidos grasos trans. Sin embargo, para los alimentos procedentes de animales rumiantes, esta contribución es mucho menor, estimada alrededor del 2% al 8%.

Las grasas trans engordan

La mejor forma de identificar si un producto contiene grasas trans y en que porcentaje es leyendo la información nutricional que ofrece el producto. Absolutamente todos los productos que compramos en el supermercado contienen esta información nutricional en la etiqueta, de este modo podemos comprobar si el producto lleva o no este tipo de grasa en su composición. Los alimentos que llevan grasas parcialmente hidrogenadas también es pueden contener grasas trans.

Diversos países en Europa ya han establecido restricciones que limitan la cantidad de grasas trans que puede contener los alimentos o directamente prohíben la comercialización de productos que contengan este tipo de grasa.

Países como Canadá, Dinamarca, Suiza, Austria, Hungría entre otros ya están regulando su uso en la industria alimenticia y establecimientos de comida rápida.

El uso de las grasas trans es común en las empresas alimenticias porque su producción es económica, son fáciles de procesar y usar y duran mucho tiempo. Además, consiguen mejorar el sabor y textura de los alimentos.

Su uso va más allá de los alimentos procesados. Muchos restaurantes de comida rápida utilizan las grasas trans para freír porque los aceites trans duran más sin tener que cambiar el aceite de la freidora.

¿Cómo afecta las grasas trans a nuestra salud?

Con el proceso de hidronegación, los beneficios de las grasas insaturadas procedentes de los vegetales desaparecen. El resultado son grasas trans artificiales que son absorbidas por el organismo y terminan en la sangre.

Las grasas trans terminan por sustituir a los fosfolípidos de las membranas celulares rediciendo su flexibilidad y fluidez perjudicando el acoplamiento de otras moléculas, como la del colesterol que terminan por quedar libres, lo que eleva el nivel de colesterol malo LDL en la sangre y reduce el nivel de colesterol bueno (HDL).

También eleva los niveles de triglicéridos en sangre provocando un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.

Estas grasas también juegan un papel importante en el desarrollo de diabetes tipo 2, muerte súbita cardíaca, ateroesclerosis y aumento de peso.

Algunos estudios han constatado que los efectos nocivos de las grasas trans afectan incluso a los embriones y fetos durante la gestación ya que pueden afectar negativamente otros procesos relacionados con la transformación de los ácidos grasos, alterando el proceso de crecimiento y maduración del cerebro.

Un estudio de la Universidad de Maryland, EEUU constató también trastornos de la lactancia en madres cuya dieta incluya una gran cantidad de alimentos ricos en grasas trans.

Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine demostró que el consumo elevado de grasas vegetales hidrogenadas ( grasas trans) puede doblar la probabilidad de infarto miocardio.

¿Qué podemos hacer? La solución es bastante sencilla, evitar o reducir el consumo de alimentos ricos en grasas trans.

Las grasas se encuentran en todos los tejidos humanos y constituyen una parte importante en nuestra alimentación diaria. Los componentes activos de las grasas son los ácidos grasos, éstos a su vez tienen un número importante de funciones fisiológicas, incluida la formación de sustancias biológicamente activas señalización en el cuerpo.

alimentos libre de grasas trans

➤ Curiosidades sobre las grasas trans

La industria alimenticia lleva utilizando grasas trans desde hace más de un siglo, pero no fue hasta los 90 cuando se empezó a estudiar los efectos dañido de la grasa hidrogenada para la salud.

En 1990 un estudio demostró por primera vez que la ingestión excesiva de ácidos grasos trans ocasiona el aumento de la lipoproteína de baja densidad (LDL) o colesterol malo e implica la disminución de la lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol bueno.

Estos efectos adversos se han confirmado en posteriores estudios metabólicos estableciendo una relación directa entre los ácidos grasos trans y el aumento del colesterol malo, relacionando directamente la ingesta de este ácido graso como una causa potencial de la enfermedad arterial coronaria.

Los expertos han concluido que un incremento del 2% en la ingesta diaria ácidos grasos trans se asociaba a un aumento del 23% en las incidencias de enfermedades arteriales coronarias.

► Los ácidos grasos trans y el cáncer de mama

Existen evidencias conflictivas acerca del posible papel de los ácidos grasos trans en el cáncer de mama. Como parte de un estudio de Euramic (European Community Multicentre Study on Antioxidantes, Myocardial Infarction, y Breast Cáncer) se investigó la relación entre los las grasas trans y cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas de poblaciones europeas con marcadas diferencias entre los aportes diarios de grasa en la dieta.

Los resultados indicaron una conexión positiva entre las concentraciones de grasas trans en el tejido adiposo y el cáncer de mama, no atribuibles a la diferencias de edad, índice de masa corporal, uso de hormonas o estatus socioeconómico.

► Los ácidos grasos trans y el embarazo

En los últimos años, el volumen de investigaciones sobre el efecto nutricional y biológico de los ácidos grasos trans han aumentado rápidamente debido a la importancia de los lípidos en el crecimiento y el desarrollo infantil.

Algunos estudios indican que los AGT se transfieren de la madre al feto, pudiendo afectar crecimiento y desarrollo de diferentes maneras.

Además, la calidad de los lípidos ofrecidos a través de la leche materna durante los primeros meses de vida, período crítico, puede ser determinante en el crecimiento y el desarrollo del niño, así como, posteriormente, en la respuesta inmunológica contra agentes
infecciosos y en la prevención de enfermedades en la vida adulta.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar