Los beneficios de Omega 3 para la práctica deportiva

omega 3 y deporte
Una queja bastante común entre los atletas y deportista es que después de los ejercicios sienten un aumento del estrés oxidativo muscular y respuestas inflamatorias de los músculos. Es bien sabido que el ejercicio exhaustivo puede conducir a la fatiga, dolor muscular de inicio retardado e incluso un descenso en el rendimiento. Para evitar estos “efectos secundarios” de la práctica deportiva, muchos deportistas incluyen a su dieta el consumo de los ácidos grasos omega 3, buscando, además alcanzar una mejor performance y recuperación muscular más rápida.
A continuación os hablamos de los grandes beneficios de la Omega 3 en la suplementación a la práctica deportiva:
  • Recuperación rápida
Los altos niveles de inflamación muscular pueden contrarrestar algunos de los efectos positivos del ejercicio sobre la sensibilidad a la insulina y otros beneficios metabólicos. Si la inflamación permanece elevada después del ejercicio, puede afectar negativamente el dolor muscular, la reparación del tejido y otros aspectos de la recuperación. El omega 3 también puede facilitar el proceso de recuperación del cuerpo y la reparación del tejido. Los ácidos grasos son conocidos por sus propiedades anti-inflamatorias.
La suplementación deportiva con omega 3 mejora inflamación reduciendo los tiempos de recuperación, de modo que su consumo ayuda al deportiva a aumentar y optimizar sus entrenamientos.
  • Ayuda en la reducción del dolor muscular

El omega 3 ayuda a mejorar el flujo sanguíneo de los músculos durante el ejercicio. Algunos estudios muestran que la suplementación deportiva con omega 3 ayuda a disminuir el dolor muscular en un 35%. De modo que, los atletas que ingieren omega 3 experimentan menos hinchazón y aumento de la amplitud de movimiento después de un entrenamiento.

  • Función cardiovascular

El ácido graso omega 3 ayuda a mejorar los parámetros del corazón durante el ejercicio, reduciendo la frecuencia cardíaca y mejorando el suministro de oxígeno al corazón.

  • Quema de grasa

Los estudios también muestran que el aumento de los niveles de omega 3 aumenta la sensibilidad a la insulina, lo que colabora en la quema de grasa en los músculos e inhibe el almacenamiento de grasa. También han comprobado que el omega 3 puede regular el crecimiento muscular y ayudan durante los largos períodos de descanso, disminuyendo la pérdida de músculo y hueso. Esto podría aplicarse a los atletas durante los intervalos de entrenamiento o reposo debido a lesiones, donde la pérdida de masa muscular puede ser significativa.